DIJOUS 25 DE JULIOL – Passi del documental BAÚLES,

homenatge a Juan Miguel Gutiérrez

Fa poc ens va deixar en Juanmi Gutiérrez, cineasta basc i amic de la Rambla de l’Art. Cada any ha dirigit un documental i sempre l’hem projectat a l’estiu, amb la companyia d’ell, la seva dona i tothom qui ha volgut venir a veure el seu treball i parlar de cinema. Aquest any no serà menys i li volem fer un homenatge de la millor manera: projectant el seu darrer documental que va presentar al Festival de San Sebastián 2018.

 

BAÚLES

SINOPSIS

Año 1931. En Lois, pueblo español de la montaña de León, Julián López embala sus pertenencias en un enorme baúl y, sin conocimiento de su esposa Candelas, embarca rumbo a México. Año 1970. Candelas hace tres años que ha fallecido. Sorpresivamente llega a Lois una carta de México anunciando la muerte de Julián. En un rincón de la casa familiar de Riaño encuentran un viejo baúl similar al que Julián había llevado a México.

BIOGRAFÍA Juanmi Gutiérrez

Juanmi Gutiérrez Márquez comenzó su carrera cinematográfica realizando cortometrajes en Super 8 y audiovisuales para la euskaldunización de adultos. Ha sido Presidente de la Sección de Cine de Eusko Ikaskuntza y ha publicado varios trabajos sobre el cine vasco. En la actualidad se dedica a la realización de documentales, la mayoría de ellos presentados en este festival: Tabula rasa (2004), Bozes lexanas (2005), Isiltasun kalea (2006), Motema na ngai (2008), Zuzendu, mesedez! (2008), La plaza de la música (2010), Mur-mur (2012), Ateak zabalduz (2014), Urak dakarrena (2015), Oihalak adarretan (2016).

La cámara de Juanmi Gutiérrez Márquez logra desprenderse de la habitual rigidez del género documental para, con una magistral soltura y aparente sencillez, ir narrando en pantalla esta historia de bigamia transcontinental a través de antiguas correspondencias y de los propios recuerdos de los protagonistas, todos parientes entre ellos. Baúles es una historia incompleta, ya sea por falta de datos o, quizás, también por un voluntario ocultamiento de estos por parte de sus protagonistas. De este modo, la historia se presta a un inteligente juego con el espectador, que goza de la oportunidad de redondear el relato a su imaginación.

EL PALOMITRÓN (LLEGIR CRÍTICA COMPLERTA)